p.r 24 e. James

Publicado en por nagualmex.over-blog.es

24:
Dices que la iluminación del pasado, plasmada en las experiencias de Samadhi por grandes maestros, como Cristo, Buda y otros, de hecho no les llevó a un contacto real con su verdadera naturaleza, fuera del SMH, y, por tanto, no escaparon de la prisión del SMH, y no experimentaron este estado de conocimiento directo de su verdadera naturaleza, de Dios o de la Primera Fuente...

Por lo tanto, ¿Quién fue el miembro de la familia humana que alcanzó esta realización?
 


Respuesta 24:

Los maestros espirituales que se han convertido en los líderes simbólicos de las instituciones religiosas como el cristianismo y el budismo, por nombrar dos, se encuentran entre los precursores de la humanidad.

 

Eran los exploradores espirituales y activistas de su tiempo y cultura, y estuvieron, y están, profundamente comprometidos con la vida espiritual, infundiendo a la humanidad con su sabiduría difícilmente ganada. En su época, llegaron a las paredes exteriores de la prisión (el Sistema Mental Humano) rompiendo muchas de las fortificaciones previas y distracciones que ataban a su prójimo.

Tenían la convicción de su destino, su plan, y fueron ejemplos en su tiempo. Sus motivos fueron puros y trajeron una nueva perspectiva a la condición humana, que ha permitido una aceleración en la dirección del Soberano Integral. Sin embargo, la distancia entre los seres humanos de la época de Jesús y de Buda, y la experiencia del Soberano Integral era insuperable.

 

El instrumento humano no estaba preparado para esta interacción y experiencia. Sin embargo, se pudo establecer la dirección, el sendero principal pudo establecerse, y se desarrolló un mapa rudimentario para las futuras generaciones de exploradores espirituales.

Recuerda, todos somos facetas de la experiencia humana, y retornamos vida tras vida, renovando nuestro adoctrinamiento en el Sistema Mental Humano, pero al mismo tiempo, uno o más de nuestra especie, penetra en una región más profunda de nuestra prisión colectiva, y vuelve para escribir o hablar de ello.

 

Sus observaciones y experiencias pasarán a formar parte de nuestra genética o de la mente inconsciente, y esto puede dar un profundo significado a nuestra especie en general, porque la familia humana - cada uno de nosotros - tiene acceso a este campo de la conciencia.

Pero los pasos que seguimos, en el sentido del Soberano Integral, son pequeños, a veces indistinguibles, en el contexto de una sola vida. Las épocas en que vivimos determinan nuestra libre expresión, nuestras definiciones, y nuestras creencias.

 

Estamos siempre en el proceso de la próxima evolución, según lo determinado por la Mente Genética, el elemento Tierra/Naturaleza, y los seres interdimensionales que interactúan con la humanidad.

 

Detrás de todo esto, está la Primera Fuente, que señala magistralmente a la humanidad hacia sí misma, de a una persona a la vez.

En ese contexto, espero que quede claro que Jesús o Buda o Lao Tzu o Mohammed o Saint Germaine o cualquier otro maestro de su época, estaba en la frontera espiritual, profundamente en el territorio de la mente superior, que en sí misma es tan grande que el universo físico parece como un grano de arena.

 

La entrada a los reinos donde no existe la polaridad no era tan accesible como lo es en esta época. No había puentes para cruzar, no había portales abiertos y operando, era literalmente un desierto sin senderos ni caminos.

Y así, de entre estos exploradores espirituales, tan grandes como lo eran y tan profundo como fue su viaje al reino celestial, sólo algunos de ellos tocaron la verdadera esencia de nuestra naturaleza más elevada - en ese tiempo en que luego pasaron a ser identificados con una religión o camino espiritual. El paralelo con esto existe en la ciencia también.

 

Mira a Newton, el mayor explorador científico de su época y, sin embargo, hoy en día, sabemos que su marco está profundamente viciado. ¿Fue engañado? No, operaba en su época al más alto nivel que le permitía la Mente Genética. Incluso ahora, en nuestra época, las contribuciones de Einstein se ponen en tela de juicio por los físicos y cosmólogos del siglo 21.

Así como la ciencia está en constante redefinición del Universo, los exploradores espirituales están en constante redefinición del Complejo Dios-Espíritu-Alma. Las capas de conocimientos están más cerca del infinito en ambos casos, y, en su núcleo, existen contrapartes matemáticas en una octava que la humanidad aún no ha sido ni siquiera capaz de imaginar, y mucho menos descubrir.

 

Por lo tanto, cualquier sugerencia de que yo perciba los logros y las contribuciones de los exploradores espirituales y científicos de la humanidad como carentes o engañosos, es sólo una consecuencia de no comprender el contexto más amplio del tiempo y la profundidad de la "cebolla" que todos estamos "pelando" colectivamente - tanto en los aspectos científicos y espirituales.



Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post